Al Pueblo y masas trabajadoras de Puno y del Perú

PRONUNCIAMIENTO

Al Pueblo y masas trabajadoras de Puno y del Perú:

 
Con indignación somos testigos, una vez más, de la política vende patria con que el gobierno aprista y el desbocado neoliberal de García Pérez, planea entregar a los intereses brasileños una extensa zona de la selva puneña para la construcción de una Central Hidroeléctrica en Inambari, que en nada beneficiará al desarrollo del país.
Ante esto, se hace necesario plantear nuestra posición de rechazo por tres puntos fundamentales, que en el fondo tiene este proyecto:


1°) Políticamente, no debemos dejar de tener presente los planes de expansión económica y los afanes de potencia regional en las que está embarcado el Brasil, lo cual les obliga a desarrollar un amplio plan de industrialización, y para ello, le es imprescindible contar con capacidad energética, sobre todo a precio barato, que les proporcionaría una potente hidroeléctrica como la de Inambari. El Estado peruano, enfermo crónico e incapaz de impulsar un verdadero plan de desarrollo nacional, que aproveche la energía creando industria propia, se la ofrece hoy, a los intereses brasileños; es más, sin consulta alguna al pueblo, verdadero defensor del suelo y la patria.
Este Estado y las clases dominantes del país, siempre fieles sumisas a los intereses del imperialismo y de otros países, acostumbrados a vivir de las migajas que les tiran, se consuelan con cumplir el viejo papel colonial de ser proveedores de materias primas para el enriquecimiento de otros; y, en el colmo de la desfachatez y autocomplacencia, García Pérez proclama como gran logro para el Perú, el convertirse en “gran exportador de energía”. Justo rol, para el vende patria y mediocre jefe de Estado.
¡Que la explotación de nuestros recursos sirva para impulsar una verdadera industria y producción nacional, que genere trabajo para el pueblo!


2°) En lo Económico, como siempre este tipo de negociados, con un movimiento de miles de millones en capital, el león se lleva la gran tajada y para el pueblo y la nación solo quedarán piltrafas; y para aquellos, que en el país promueven e impulsan este proyecto, esos dueños de grandes empresas constructoras y de equipos, sus beneficios los extraerán con la sangre y el sudor de los obreros. La vida y el medio en que viven más de 65 poblados de Puno, Cuzco y Madre de Dios, con alrededor de 10,000 personas no valen nada; así como toda la infraestructura educativa, de salud, de trabajo, de carreteras y otros que serán arrasados por el represamiento de las aguas.
El pueblo, no puede seguir consintiendo esta política entreguista y vende patria que, desde la dictadura fujimorista, pasando por Toledo hasta la rabiosa posición pro imperialista de García Pérez, siguen implementando el neoliberalismo de privatizaciones y concesiones, que no es sino el remate e hipoteca de nuestro país y sus recursos, tras la farsa de “desarrollo y empleo”, que jamás ha llegado al Perú.
¡Contra el neoliberalismo hambreador y vende patria, revisión de los contratos con las empresas monopólicas, defender los recursos naturales del país!


3°) Otro punto, es el Impacto Ambiental que tendrá la construcción de esta Central Hidroeléctrica de Inambari, es una zona de reserva natural, con la destrucción de 410 km2 de bosque, desaparición de una extensa flora y fauna, incremento de temperaturas en la zona por el “espejo de agua” que se formará por el gigantesco embalse que se construirá, además de otros cambios medioambientales que seguirán a esta construcción; por las cuales el propio Estado brasileño y las organizaciones ecologistas de ese país no permitieron su construcción en su territorio y hoy lo pretenden hacer en nuestro país, el cual es usado como relleno sanitario, al estilo de las viejas colonias africanas.
El Derecho Internacional, obliga a los Estados a conservar el medio ambiente para beneficio de nuestras presentes y futuras generaciones. Pero este hecho prueba una vez más, que para el capitalista, para el neoliberalismo hambreador, en sus cálculos de lucro y ganancia no hay espacio para la conservación y cuidado medio-ambiental.

Ante esto y todo el tinglado de corrupción que se ha armado en torno a este proyecto, el MOVIMIENTO POR AMNISTIA Y DERECHOS FUNDAMENTALES, en consonancia con las voz del pueblo, también expresa su condena y rechazo a la construcción de la Central Hidroeléctrica en el Inambari, por no servir a los intereses del pueblo y de la nación.

¡POR UNA NUEVA CONSTITUCIÓN, QUE RESTABLEZCA LOS DERECHOS FUNDAMENTALES DEL PUEBLO E INCORPORE OTROS NUEVOS QUE CON SANGRE HA CONQUISTADO!
¡CONTRA LA POLÍTICA NEOLIBERAL DE HAMBRE Y MISERIA!
¡CONTRA LA CRIMINALIZACIÓN DE LAS LUCHAS POPULARES!
¡POR AMNISTÍA GENERAL!

Puno, 05 de marzo del 2010.

También te puede interesar

0 comentarios