MOCION A LA I CONVENCION REGIONAL – PUNO DEL MOVADEF

SITUACIÓN INTERNACIONAL


Nuestro país no es una isla en el mundo. Con el surgimiento del capitalismo aparece también un mercado mundial, que nos ha introducido en todo este engranaje de explotación que solo beneficia al imperialismo, principalmente norteamericano, quien, desde los ´70s. y ´80s. impulsa el neoliberalismo que ha hundido en mayor miseria a los pueblo y naciones oprimidas; profundiza a sangre y fuego su dominio económico, político y militar; pisoteando la soberanía nacional imponen su opresión, pretendiendo negar la lucha de clases, y sembrando sus reaccionarias concepciones del más desenfrenado individualismo y egoísmo proclaman “el fin de las ideologías”. La globalización imperialista muestra hoy con mayor claridad la contradicción que la acompaña: por un lado, miles de millones de personas participando con su trabajo del proceso productivo mundial, generan desarrollo y riquezas; y por otro, un puñado de imperialistas con la complicidad de la gran burguesía de algunos países sometidos a ellos, se benefician y apropian del producto del trabajo de toda la humanidad.
La caducidad del sistema, se demuestra una vez más con la última crisis económica general del capitalismo, la segunda crisis de la globalización, que aún no termina y sigue dando sus coletazos. Esta crisis ha golpeado fuertemente la economía norteamericana y la de todo el mundo, permitiendo a otras potencias como China salir con mejor posicionamiento; pero como siempre son los pueblos quienes cargan las consecuencias y los “salvatajes” con su sangre y su trabajo.
El imperialismo yanqui, gendarme del mundo, siguiendo su larga tradición guerrerista, ha llevado sus ensangrentadas armas a todos los continentes y mares de la tierra; hoy enfangados en Irak y Afganistán, ven extender la guerra a Pakistán, su viejo aliado en esa estratégica región del Asia Central. Mientras, en América latina alientan y sostienen a gobiernos más serviles como el de Colombia, México y Perú, para usarlos en sus confrontaciones con países más renuentes a su dominio e influencia; con las siete bases que hoy instala en Colombia busca reafirmar su control, además de tener un punto estratégico para el despliegue de fuerzas en caso de intervención en cualquier país de la región, e innegable es que hoy Venezuela es su principal objetivo.
Por otro lado, otras potencias entran a disputarle su hegemonía. China, a pesar que la última crisis mundial, también, contrajo su crecimiento tiene mayor solidez económica; penetra en otros países del área de influencia norteamericana y contiende también por el control del Asia Central. Pero enfrenta problemas de separatismo en la región Sin-Kiang y de autonomía en el Tíbet, alentadas en sus pugna por otras potencias rivales. La vieja Rusia, vuelta a revivir luego de la desintegración de la ex–URSS en los 90s., con el inmenso poderío militar y nuclear heredado, pugna nuevamente por el dominio mundial. Los acuerdos de desarme firmados con el imperialismo yanqui últimamente, son los viejos cuentos de “paz mundial”, mientras en sus propios dominios aplastan brutalmente, toda lucha popular o nacional, como en la región del Cáucaso (Chechenia, Osetia y otros).
Europa también sacudida por la última crisis sigue aún debilitada, y en el escenario mundial otras potentes economías como el de la India y Brasil, buscan hacerse de nuevos mercados. Brasil afirma su potencia en la región, de ahí su penetración económica en países como el Perú y otros, e influenciando en organismos como el UNASUR, hecha a medida para su mejor posicionamiento en el concierto mundial.
Así, el imperialismo, principalmente yanqui, superpotencia mundial, sigue siendo el enemigo principal de todos los pueblos y naciones oprimidas, por las guerras, la miseria y la opresión que siembran en el mundo, y que solo la lucha del proletariado dirigida por su vanguardia, junto a las del pueblo terminarán por enterrarlo.
SITUACIÓN NACIONAL
El Perú, sigue siendo un país semifeudal y semicolonial, donde evoluciona un capitalismo burocrático, sometido al imperialismo norteamericano. Las clases dominantes del país, la gran burguesía (principalmente la compradora) y los terratenientes de “nuevo cuño” han demostrado su caducidad e incapacidad para impulsar un desarrollo y una industria nacional.
El gobierno aprista, hoy a la cabeza del Estado, revela nuevamente su carácter reaccionario, aplicando el neoliberalismo hambreador, con una posición más extrema y represiva al igual que sus antecesores Fujimori y Toledo. La política vendepatria que beneficia sólo a los grandes monopolios extranjeros y nacionales, está llevando a la entrega de nuestros recursos y a la mayor explotación de las masas trabajadoras, apuntando al despojo de las tierras del campesino y concentración en nuevas manos, vía la hipoteca, la usura o la concesión de tierras en la costa, sierra y selva del país.
La crisis económica mundial también nos ha golpeado, a pesar de los demagógicos discursos de García Pérez de que “estábamos blindados” y que “teníamos una fuerte economía”; de las cifras del 9% de “crecimiento” el 2008 se cayó al 0.8% en el 2009, afectando todo el aparato productivo, donde el pueblo como siempre es quien carga el fardo. Ahora los más optimistas hablan de un crecimiento del 5% ó 6% para este año. Esto, demuestra la dependencia económica del país al imperialismo, donde la base de la economía es primaria–exportadora, sometida a la voracidad del gran capital. Ocho años de “crecimiento económico”, dicen ¿pero qué beneficio ha dejado para el pueblo? sólo migajas para sobrevivir, con mayor precariedad laboral y con arrasados derechos fundamentales como el de la salud, educación, trabajo y otros; una juventud sin futuro, donde un título universitario no le vale de nada y pasan a engrosar el enorme ejército de desocupados; la mujer sigue sufriendo la doble opresión: la del sistema y el varón; profesionales de diversos campos cada vez más pauperizados en su situación económica; así como, la pequeña y mediana producción del campo y la ciudad no sólo abandonada a su suerte, sino perseguida como criminal, buscando su “formalización” forzosa, de la cual ningún beneficio obtendrán.
La política del gobierno aprista, de criminalizar todas las luchas populares, está llevando a una permanente y feroz represión contra el pueblo y las masas trabajadores, donde las FF.PP. amparadas en una ilegal e inconstitucional legislacion, tienen “licencia” para masacrar y matar a todo aquel que exija sus derechos. Por otro lado, el pueblo, a pesar de la debilidad de su organizacion y la carencia, aún de una auténtica dirección de clase, persiste en la lucha por el respeto a sus derechos fundamentales, luchando contra el neoliberalismo y preparándose para las futuras jornadas por venir.
SITUACIÓN REGIONAL
Puno es una de las regiones con los más altos índices de pobreza en el país y, con una población principalmente campesina, que cada día va perdiendo su única propiedad: la tierra, producto de la hipoteca o la concesión; el campesino, obligado a emigrar a las ciudades por el abandono en que se encuentra, se dedica a oficios menores como el de triciclista para sobrevivir, y otros con un pequeño capital para dedicarse al comercio, sorteando la persecución policial por ser estigmatizados como “contrabandistas”; mientras que por otra parte, los jóvenes tienen que buscar en lejanas selvas y frígidas punas, el sustento en la minería artesanal, en las condiciones más duras del trabajo. La situación de la mujer es una de las más denigrantes, oprimidas y explotadas, son arrastradas a la prostitución y la perdición. Madres de familia, que ante la necesidad de llevar un pan para sus hijos son usadas en las contiendas entre los poderes locales y regionales; pobreza y extrema pobreza que han generado en Puno altos niveles de delincuencia, alcoholismo y drogadicción, siendo pan de cada día crímenes y suicidios.
Mientras, presidentes regionales y alcaldes locales, los nuevos “caciques”, han visto en las funciones públicas un botín para enriquecerse ellos y toda la gavilla que los rodea, malversando y dilapidando los pocos fondos que deben servir para dar algún bienestar material al pueblo ¿Qué beneficio real ha traído para la población puneña, toda la inmensa cantidad de dinero que ha ingresado a municipios y a la Región? ¿Podemos decir que el sembrado de cemento y asfalto es “desarrollo” para el pueblo? ¿Cuál es la situación económica y social del campesino? ¿Cómo están las comunidades campesinas y los barrios periféricos de la ciudad? Olvidados y abandonados, viviendo en condiciones de pobreza e insalubridad.
La necesidad de articular las luchas y fortalecer las organizaciones, también se hacen necesarias aquí, par enfrentar a los “caciques” que tienen el control del poder local y regional, y por la defensa de nuestros recursos contra la penetración del gran capital, que apuntan a apropiarse y devastar nuestras tierras, a través de concesiones mineras y petroleras y proyectos hidroeléctricos que no beneficiarán al pueblo.
Ante esto, el MOVADEF llama a las organizaciones populares, gremiales, políticas, culturales y a todos aquellos dirigentes y hombres de recta consciencia y con profundo sentimiento de pueblo, a unirnos entorno a un programa común, que rompa con el chauvinismo localista que hace tanto daño y sólo nos divide, asumiendo, realmente, la lucha por los derechos fundamentales de nuestro pueblo, deponiendo ambiciones personales o de grupo, barriendo con esas posiciones de preferir ser “cabeza de ratón a cola de león”, y ver en la actividad política y revolucionaria un servicio al pueblo de todo corazón.

¡VIVA LA I CONVENCIÓN REGIONAL DEL MOVADEF!
¡POR LA DEFENSA Y EL RESPETO DE LOS DERECHOS FUNDAMENTALES DEL PUEBLO!
¡CONTRA EL GOBIERNO APRISTA Y SU POLÍTICA NEOLIBERAL, ENTREGUISTA Y HAMBREADORA!
MOVIMIENTO POR AMNISTÍA Y DERECHOS FUNDAMENTALES


Puno, 24 de Abril de 2010

También te puede interesar

0 comentarios