PRONUNCIAMIENTO DEL COMITÉ DE LA REGIÓN PUNO

¡ALTO AL HOSTIGAMIENTO Y
PERSECUCIÓN DEL c. ABRAHAM CAUNA TOMA!


“Si me muero, que me muera con la cabeza muy alta.
Muerto y veinte veces muerto, la boca contra la grama,
tendré apretados los dientes y decidida la barba.
Cantando espero a la muerte, que hay ruiseñores que cantan
encima de los fusiles y en medio de las batallas.”
(De “Vientos del pueblo me llevan” del poeta español Miguel Hernández,
asesinado por el fascismo franquista en 1942).


Así como en las épocas más oscuras del Medioevo y la “Santa Inquisición”, donde el sólo hecho de cuestionar lo “viejo conocido” o de refutar supuestas verdades “eternas”, era para la intolerancia religiosa razón suficiente para enviar a la hoguera a los llamados “herejes”, del mismo modo actúa hoy el gobierno aprista. Hombres de ciencia humillados como Galileo, que pudo vivir para contarlo; más no tuvieron el mismo fin otros como Giordano Bruno y Miguel Servet, quemados bajo el fuego del fanatismo. Pero, como al final se impone siempre la verdad, éstos y como miles de otros han sido reivindicados por la historia.

Éstos mismos afanes oscurantistas y cavernarios, resucitan cual Lázaro, en pleno siglo XXI, cuando volvemos a ver como se busca intimidar y perseguir al pueblo: coactando la libertad de opinión, censurando la libertad de expresión, negando de plano la libertad de ideas y pensamiento; libertades democráticas y reconocidos derechos fundamentales conquistados por el pueblo en sus luchas.

Denunciamos ante la opinión pública del país y el pueblo puneño la persecución política a la que se le viene sometiendo a nuestro c. Abraham Cauna T., Pdte. del MOVIMIENTO POR AMNISTIA Y DERECHOS FUNDAMENTALES-Base Puno; quien hoy enfrenta una denuncia, presentada por el Procurador Público a cargo del Ministerio del Interior por “presunto delito contra la tranquilidad pública, en su forma de delito de apología”.

Pero, cómo se puede hablar de delito, cuando la propia Constitución Política del Perú, en su art. 2º, inciso 2, establece que: “...Nadie puede ser discriminado por motivo de…opinión…”; en el inciso 3: “No hay persecución por razones de ideas o creencias. No hay delito de opinión…”, y en el 4: “A las libertades de información, opinión, expresión y difusión del pensamiento…”, derechos que también los contempla la “Declaración Universal de Derechos Humanos”, en su art. 19, a la cual se suma la “Convención Americana Sobre Derechos Humanos”, que establece también en su art. 13, Libertad de pensamiento y de expresión, todo esto como parte del Derecho Internacional que el Estado peruano ha suscrito y está obligado a cumplir.

Se pretende una vez más, con esta represiva leguleyada, hostigar, perseguir y encarcelar a un verdadero hijo de pueblo, tan solo por ejercer el derecho a expresar sus ideas y pensamientos, como la propia Constitución establece. Pero ¿Qué hay detrás de esto? ¿Por qué se quiere atemorizar a una persona por el simple hecho de hacer pública sus opiniones? ¿Cómo a un ser humano, eminentemente social, se le busca negar su derecho a pensar, opinar y expresarse? “¡Apología!” vociferan los chacales sedientos de venganza. ¿Puede ser “apología” declarar que uno es “convicto y confeso, marxista-leninista-maoísta”? ¿Puede ser “delito” tratar y llamar con “respeto y dignidad” (según el mismo art. 1º de la Constitución Política) a una persona como el Dr. Abimael Guzmán Reinoso? ¿Puede ser “delito contra la tranquilidad pública” declararse partidario de que en el país se llegue a una Amnistía General y una Reconciliación Nacional, que sirva a cerrar heridas y el pueblo encuentre paz? ¡No!, no podemos permitir que almas emponzoñadas y con intereses de poder pretendan envenenarnos toda la vida con odios y venganza. ¡Basta de persecución política! que es a todas luces lo que se ve tras esta denuncia, y un arma que usan para esto es la inconstitucional “ley de Apología”, introducida durante la dictadura fujimorista en su nefasta Ley 25475, para perseguir, encarcelar y asesinar a los hijos del pueblo, que todavía hoy cuelga como guillotina sobre todos aquellos que discrepen, cuestionen o combatan el sistema de miseria y pobreza en que se vive. “Ley de Apología”, ignominiosa y denigrante para un Estado que se ufana de ser “respetuoso de los derechos” y “fiel cumplidor del Estado de Derecho”.

La denuncia hoy contra el c. Abraham Cauna T., está marcada por un claro interés político de persecución, negando la libertad de ideas, de pensamiento, y de opinión. Buscan sembrar miedo en el pueblo para alejarlas de nosotros, y ya van preparando leyes que buscan impedir nuestro derecho a la participación activa en la política del país, más aún cuando hoy nuestro c. Abraham Cauna T., es candidato a la alcaldía provincial de Puno, por el “Movimiento Construyendo por la Región Sur”, que encabeza también para el Gobierno Regional nuestra c. Vasty Lescano. Ejerceremos nuestros derechos, lucharemos por ellos, no nos dejaremos arrebatar; los hemos conquistado con sangre, y con nuestra sangre los defenderemos.

¡SOLIDARIDAD CON EL c. ABRAHAM CAUNA, PROBADO Y RECONOCIDO DIRIGENTE DEL PUEBLO!


¡POR EL RESPETO IRRESTRICTO A LA LIBERTAD DE IDEAS, PENSAMIENTO Y OPINIÓN!


¡ABAJO LA POLÍTICA PERSECUTORIA DEL ESTADO PERUANO CONTRA LOS HIJOS DEL PUEBLO!


¡CONTRA LA CRIMINALIZACIÓN DE LAS LUCHAS POPULARES! ¡VIVAN LAS LUCHAS DEL PUEBLO!


¡SOLUCIÓN POLÍTICA, AMNISTÍA GENERAL Y RECONCILIACIÓN NACIONAL!



Movimiento por Amnistía y Derechos Fundamentales-Base Puno Puno, agosto del 2010





También te puede interesar

0 comentarios