¡Amnistía general para civiles, policías y militares de la guerra interna!

Publicamos el pronunciamiento enviado por los abogados del doctor Abimael Guzmán Reinoso, quien se encuentra recluido en la base naval del Callao en condiciones de aislamiento absoluto, negándole sus derechos como persona e impidiéndole su derecho fundamental a la  defensa.
¡Amnistía general para civiles, policías y militares de la guerra interna!
¡Libertad para los prisioneros políticos y de guerra!
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------
¡BASTA DE AISLAMIENTO ABSOLUTO DE ABIMAEL GUZMÁN REINOSO!
¡EXIGIMOS RESPETO AL DERECHO DE DEFENSA!
PRONUNCIAMIENTO
Los abogados defensores de  Abimael Guzmán Reinoso, jefe del Partido Comunista del Perú, nos dirigimos a la opinión pública para denunciar  el agravamiento en las condiciones de aislamiento absoluto que se pretende imponer a nuestro patrocinado mediante la negación absoluta  de todos sus derechos que como persona le corresponde, llegándose al extremo de negarle el derecho a la defensa y a nosotros nuestro derecho al ejercicio profesional.
Es así, que los días 7 y 14 del mes en curso en horas de la tarde en circunstancias que el suscrito Carlos Gamero Quispe  se apersonó al Penal de la Base Naval del Callao a visitarlo, en un claro acto de abuso de autoridad y prepotencia se le impuso como condición para ingresar que no podía entrar con documentos y materiales propios de la defensa, violentándose de este modo el derecho que tiene todo abogado al ejercicio profesional, a intercambiar documentos con su defendido, al secreto profesional y a nuestro patrocinado su derecho a la defensa, a no ser incomunicado sin mandato judicial, todo lo cual se viene haciendo de manera sistemática para impedir que nuestro patrocinado ejerza su derecho a la libertad de pensamiento y de expresión, es decir pensar, expresar y defender sus ideas que en la actualidad y para cerrar un capítulo de nuestra historia reciente, responden a la necesidad política que tiene la sociedad actual de una amnistía general para civiles, militares y policías de la guerra interna. Esto es lo que se quiere impedir mediante la negación de la única visita que tiene: la de sus abogados, pues, no se le permite ninguna otra visita, incluso la de su esposa Elena Yparraguirre a pesar que lo vienen exigiendo desde hace cinco años, todo lo cual además de constituir  abuso de poder, es  una flagrante violación del derecho de defensa y el ejercicio profesional establecido en la Constitución Política del Perú, Convención Americana, Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y las Reglas Mínimas de la ONU para personas privadas de su libertad.
Esperamos que estos hechos sean algo circunstancial y no respondan a una política premeditada de imponerle mayor aislamiento a Abimael Guzmán, quien con 77 años de edad, ya lleva recluido en un penal militar por casi veinte años en  condiciones inhumanas que ningún preso del Perú y del mundo hoy se encuentra.
Por estas consideraciones, muy  respetuosamente nos dirigimos al Señor Ministro de Justicia a fin de solicitarle una audiencia que sirva para poner fin a las violaciones de los derechos de nuestro patrocinado que aquí denunciamos.
                                                                                               Lima, 15 de noviembre de 2011
        Alfredo Crespo Bragayrac                                 Carlos Gamero Quispe
                    Abogado                                                       Abogado
                CAL Nº 11206                                                  CAL Nº 7502

También te puede interesar

0 comentarios