CARTAS DE LAS PRISIONERAS POLÍTICAS EN APOYO AL MOVADEF

COMO PARTE DE SU DERECHO A LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN Y OPINIÓN, ASÍ COMO DE PENSAMIENTO, PUBLICAMOS LAS CARTAS DE LAS PRISIONERAS POLÍTICAS DEL PENAL ANEXO DE CHORRILLOS DIRIGIDAS A DIVERSOS PERIODISTAS Y ESCRITORES EN APOYO A NUESTRA LUCHA POR PARTICIPAR POLÍTICAMENTE. 

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Chorrillos, 12 de enero del 2012

Señora Ana Trelles:

Recordada Ana, recibe mis saludos con  mucho respeto y mis deseos que este año 2012 sean de mayor brega en pos de alcanzar tus objetivos y metas, y muchos parabienes con tu familia y en tu trabajo.
Te estoy escribiendo esta cartita en un coyuntura política compleja para nuestra situación de prisioneros, me refiero a que de un tiempo a esta parte se ha puesto sobre el tapete el que se soluciones políticamente el problema que ha quedado pendiente de la guerra interna y estoy convencida que la mejor manera será con una amnistía general para civiles, policías y militares. Conozco tu opinión al respecto, te escucho por la radio y también veo el noticiero donde trabajas y me animo a escribirte porque sé que eres una mujer recta de conciencia y si bien discrepo respeto opinión, pero me gustaría que conozcas un poco mas la mía, a modo simple de intercambio de opiniones.
Mira, yo estoy convencida que la guerra interna quedo atrás, eso correspondió a un momento determinado de la historia del Perú, que termino en derrota de quienes levantaron en armas, esos se acabó el año 1992; quedan rezagos, es cierto, pero, en primer lugar quiero dejar en claro que con lo que pasa en el VRAE no tenemos absolutamente nada que ver, estamos en contra de lo que esta sucediendo y lamentamos las perdidas de vida que se vienen dando, reitero, no estamos de acuerdo.
Estos dichos están refrendados en nuestros hechos, no hay nada que diga lo contrario y algunos hablan de nosotros como “el peligro que podemos representar en el futuro”, pero ¿Quién tiene una bola mágica para decir que va a suceder de aquí a 20, 30  ó 40 años? Lo cierto es que la guerra término y nosotros nos estamos de ningún modo en acción armado.
El MOVADEF es una organización política que nació hace 2 años y busca inscribirse en el Jurado Nacional de Elecciones, es una agrupación que quiere que se concrete la amnistía general y la lucha por los derechos fundamentales y por eso yo estoy de acuerdo con ellos porque veo que es la solución que resolvería el problema de las dos partes que participaron en el conflicto armado, que involucra aproximadamente a un millón de presos, requisitoriados y desaparecidos o exiliados de ambas partes.
En mi caso especifico estoy 19 años en la cárcel, con una familia que espera por mi, una madre anciana que lo único que la mantiene con vida es la esperanza de ver a su hija fuera de estos barrotes; está mi hijita que cada vez que viene a visitarme o cuando la llamo por teléfono me pregunta cuanto me falta para salir en libertad y yo no encuentro la forma de explicarle que aun me falta 10 años.
Por eso, tengo mi vida prácticamente invertida en luchar por mi libertad, razón por la cual he firmado la demanda de inconstitucionalidad de la legislación antisubversiva que niega los beneficios penitenciarios y exige el pago de toda la reparación civil para impedir nuestras libertades, y como esto demora y no es nada seguro, también apoyo la constitución de un organismo legal, al amparo del articulo 35 de la Constitución Política y el cumplimiento de la Ley de los Partidos  Políticos, como es el MOVADEF, ¿O es que no nos asiste el derecho de luchar por nuestra libertad? ¿O es que se sigue pensando que somos demonios condenados al fuego eterno? Pues aun cuando alguno logre salir con libertad condicional lo persiguen de la misma forma en que Hitler persiguió a los judíos, ¿O no es lo que acaba de pasar con la compañera Lori?
Te diré querida Ana, a veces me da la impresión de que estamos en otro tiempo: el de la inquisición, negro capitulo de la historia de la iglesia, y me asusto, mas que por mi, por mi hija. El día que yo cumpla mi condena, si logro salir será una mujercita completa, desconocida totalmente por mí, ¡Cómo va a ser eso justo!
Entre todas las noticias escuche decir al señor Gregorio Soto Ballena, ex miembro del JNE, que no se nos puede estigmatizar por el solo hecho de tener una ideología y que de ponerla como causa para la negación de la inscripción legal, iría contra el “pluralismo democrático” y que en todo caso, una vez inscrita, si alguien cometiera un acto delictivo, ahí si seria ilegalizado; porque como dijo, el derecho penal en el Perú es objetivo, se pena el hecho y no la persona. ¡Muy interesante! ¿No te parece?
Serviría mucho que todos reflexionemos sobre este tema y sin odiosidades ni espíritu vengativo, ver que es lo que más le conviene al país: la Reconciliación Nacional.
Me despido esperando leas mi opinión, que tu conciencia democrático te permita mirar hacia adelante con el mas amplio espíritu critico.
Con respeto

Yris Yolanda Quiñones Colchado



---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Chorrillos, 12 de enero del 2012

Srta. Heidy Grossman:

Con el debido respeto que se merece por su calidad de periodista democrático, y deseándole que este nuevo año sea para usted y los suyos de muchos logros en su vida profesional y familiar, le escribo la presente. Soy una interna recluida hace más de 18 años, producto de la guerra interna que vivió el país, desde el  año 80, ¡Hace más de tres décadas¡
Durante mi permanencia en el penal, mi preocupación es y será la lucha por mi libertad y prepararme para este momento, porque si bien no pierdo la esperanza, tengo que ayudar a que se concrete. Así, constantemente trato de no perder ninguna oportunidad de estudio, llevo la carrera de Derecho a distancia en la Universidad Alas Peruanas; sigo un curso de Historia; hago danza, pintura; y me alegro con los bebés de las internas;  también  trabajo para solventar todos mis gastos y no soy carga para mis padres, quienes tendrán que esperarme ¡7 años todavía! Y desde aquí les agradezco que me hayan acompañado desde el primer día de mi detención.
Estando próxima a la gestión de mi liberación condicional, dieron una ley para volvernos a negar los beneficios penitenciarios y la libertad que tenía cercana a mis manos, se alejó como un humo negro, clavándole más dolor a mis padres, quienes nunca entenderán la razón por la cual nos niegan los beneficios. La verdad yo tampoco, pues solamente se explica por razones políticas.
Espero que el Tribunal Constitucional no se deje presionar por la política e intereses del Ejecutivo, y que restituya los beneficios que nos corresponden y sería muy saludable para las 40 mujeres prisioneras que todavía somos y pasamos los 15 años de estar entre rejas.
En mi búsqueda por la libertad, hablando con mis padres, ellos me han contado que en su tiempo, en la época de Velasco, se le dio Amnistía a todos los presos políticos, y la idea de la amnistía era avanzada, progresista, era la reivindicación de toda la izquierda y de los demócratas y hombres de buen corazón, sacerdotes y monjes incluso. En mi generación  veo con mucho preocupación que las ideas de amnistía es todo lo contrario, ya no se la mira con buenos ojos. Más aún, se le opone “memoria” y “justicia”. Pero la memoria que proponen es la de los vencedores, la de los que provocan que la mitad de los peruanos viva en atraso, miseria o desocupación, y la justicia que proponen es la de ese mismo sistema, la que 80% de peruanos rechaza precisamente por ser injusta, porque mete a la cárcel a los pobres y deja libres a los ricos.
Más aún, veo con profunda preocupación que hoy está de moda perseguir por ideas, se da la ley mordaza, se excluye a los marxistas, sólo falta que se les ponga una insignia amarilla en el pecho como hizo Hitler con los judíos en Alemania. Sin embargo, tienen magníficas relaciones comerciales con China y no les importa que se digan marxistas, ¿y cómo  llegaron ellos a gobernar sino tras una guerra larga y con millones de muertos? No entiendo  a los de arriba.
No se quiere que existan en el sistema los que piensan diferente a los que mandan, por eso persiguen o se deshacen de los rojos, rojimios y hasta rosados, caso la Alcaldesa de Lima elegida por voto general; o el Presidente Regional de Cajamarca, también salido por votos; o el defensor de los recursos naturales, elegido por libre decisión popular; y hasta desechan una orden judicial que antes se creía sagrada para invalidar una simple visita familiar otorgada por ley. Dentro de este mismo camino se encuentra el impedimento de la inscripción del MOVADEF por persecución de ideas, cualquiera que éstas fueran. Estamos peor que cuando la Constitución del 33, como he estudiado en mis cursos. Y al parecer se reinstaura la neo- inquisición y se aplica la persecución hitleriana precisamente quienes imputen el MOVADEF de ser como el nazismo, cuando resulta totalmente al revés, más aún si este movimiento no propugna en ninguna parte la violencia, y la guerra que enfrentó a dos grupos de peruanos terminó  ¡hace 20 años!
La persecución por ideas es muy peligrosa para una sociedad democrática ¿o es que ya no lo es? ¿Y qué fue de su palabra favorita: “inclusión”? ¿Por qué la discriminación por ideas? Esto, Srta. Heidy, me huele a Bush. Parece que nos quieren sepultar en el fuego eterno. ¡Cuán lamentable situación para la democratización de nuestro país!
Segura de su razonable criterio para juzgar los acontecimientos sociales, me despido deseándole el más amplio espíritu democrático en el análisis de este sensible tema, y en el desarrollo de su profesión.

             Atentamente,
                Sara Vallejo Vásquez



-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Chorrillos, 12 de enero 2012


Estimada Roció:

Te saludamos con la cordialidad de siempre y te escribimos con la confianza que te agradecemos nos permites, así como la sinceridad con la que hemos tenido muchas conversaciones compartiendo o discrepando en nuestros puntos de vista.
En realidad nos ha extrañado mucho lo último que hemos leído en La Republico, de tus declaraciones como Secretaria de la Coordinadora  Nacional de Derechos Humanos sobre la búsqueda del MOVADEF de inscribirse como partido y participar de esa manera en la vida política del país y sus lides electorales. No desconocemos tú opinión contraria a la amnistía general, aunque no la compartimos y lo sabes; pero lo que nos extraña es que, sabiéndote una persona demócrata, sostengas una idea tan antidemocrática como de considerar “improcedente” la inscripción del MOVADEF por los hechos pasados por otra organización (PCP), y a esa idea le sumas otras que disculpa nuestro atrevimiento, nos parece mas seria por antidemocrática, y es el que se pretenda negar su inscripción simple llanamente por una manera diferente de concebir el mundo (es decir, una ideología).
En múltiples ocasiones hemos tenido en tus propias clases, debates democráticos, y conociendo nuestra opinión favorable a la amnistía general (e incluso sobre el proceso de guerra vivido en el Perú), tú misma reiteradas veces nos has animado a escribir y generar “nuestras propias fuentes”, es decir a narrar nuestra verdad, testimoniar lo vivido desde nuestra perspectiva. Y sabes también que no estamos en absoluto en o por ninguna acción armada; que queremos reincorporamos a la sociedad, a nuestras familias, profesionales, etc., como cualquier ciudadano, pues los tiempos son otros y estamos sinceramente por una reconciliación nacional.
Así, no entendemos por que, conociendo nuestro puntos de vista, reduce el carácter político del planteamiento de amnistía general que se especifica en cerrar un capitulo por cierto dramático en historia peruana que tuvo causas sociales, económicos y políticas, que fueron la base objetiva de por qué se enfrentaron dos grupos de ciudadanos peruanos, siendo real que el Estado no se puede eximir de ser el principal responsable del atraso del hambre, de la miseria en que el 50% de peruanos vivía principalmente en las zonas campesinas. El planteamiento de Amnistía General, para cerrar el capitulo de la guerra habida en nuestro país tiene como objetivo justamente bregar por paz, democracia y desarrollo en nuestra sociedad, liberándose de una atadura del pasado.
Hablas de “memoria”, “justicia” y “búsqueda de desaparecidos”, ¿en verdad crees que nuestros juzgamientos y carcelería han sido justos?, desde las torturas en la detención, pasando por un régimen carcelario que fue ya calificado: “de tratos crueles e inhumaos”, hasta penas altísimas que llegan a la cadena perpetua, ¿acaso a esa “justicia” te refieres? Nosotras mismas tenemos familiares y seres cercanos muertos y desaparecidos, y ya van mas de 20 años sin que se juzgue a los responsables políticos de sus muertes, y algunos (como el Presidente Belaúnde o el General Noel) ni están ya en esta vida, ¿de esa “justicia” estamos hablando?
Pero, como buena abogada que eres, sabes bien que no hay justicia eterna y que justicia que tarda ya no es justicia. Y ¿”búsqueda de desaparecidos”? ¡Pero si hasta ahora ni la han definido ni empezado! Y como tú sabes, la antropología forense acaba de informar que serias 6,000 fosas comunes nunca abiertas, lo que implicaría 30,000 desaparecidos (si pudiésemos suponer que habría sólo 5 personas en cada fosa), cuyos familiares pasaran también a otra vida sin haber siquiera sabido donde se encuentran sus madres, sus padres, sus hijas e hijos, sus compañeros, y la mayoría de los desaparecidos –esto lo conoces– pertenecen a los derrotados, los cuales pierden importancia como seres humanos ante los vencedores.
¿Qué tipo de reconciliación se quiere entonces? Nos parece que se esta hablando de una “reconciliación” basada en una justicia que no es justicia, una política de desaparecidos que no existe y una memoria que se reduce a la oficial, de los vencedores. Todo esto nos ha extrañado sobremanera, conociéndote mujer, joven, democrática y hasta creyente sincera.
Bueno roció, sabemos que te pronuncias como representante de la CNDDHH, pero porque te conocemos y apreciamos, nos extraña y desilusiona que no te preocupe tampoco la libertad de cientos de prisioneros políticos, y dentro de ellos muchos que conoces personalmente y que eres consciente no promueven ni saldrán a realizar ninguna acción armada. Y ¿quién se atreve a hablar por nosotras? ¿Por qué estas de acuerdo con impedir que una organización política que representa este interés actué legítimamente y bajo los parámetros de la Constitución peruana? ¿Por qué le llamas eso “desestabilizar” el sistema democrático? Una ideología no desestabiliza, en todo caso, que contiendan en las urnas política e ideológicamente hablando. El MOVADEF tiene 2 años de existencia y no ha hecho (ni pretende hacer, según todo su ideario y planteamientos) ningún acto que desestabilice el sistema democrático. Así que el problema de fondo en debate es el marxismo, o sea un sistema de ideas diferente, y en modo alguno estamos de acuerdo con que se extienda el derecho penal del enemigo: de la supuesta peligrosidad de la persona a la peligrosidad de la idea, ¿la vuelta a la Inquisición?
Te pedimos encarecidamente que nos tengas presente como ciudadanas peruanas también, toda vez que trates estos sensibles temas, y no repites el coro de las posiciones mas recalcitrantes (tipo Correo, La Razón y Expreso) en nuestra contra, tratándonos cual “enemigos de la sociedad”, porque mas allá incluso nuestra libertad, estos criterios resultan en verdad peligrosos para la democratización de nuestra sociedad.
Ojala, por el bien de todos, que los intelectuales demócratas como tú, velen por que se desarrolle el mayor espíritu crítico y amplio en nuestro país, de cara a su mejor futuro democrático.
Recibe nuestros abrazos siempre cordiales,
Prisioneras políticas del pabellón “B”, tus alumnas.



-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
“Oye hermano no tardes en salir puede inquietarse mamá”
César Vallejo
Señor Augusto Alvarez Rodrich

Mi nombre es Silvia, me considero prisionera política y hace 17 años que vivo en prisión, condenada a 26, no me faltan todavía 9. Como asidua seguidora de sus programas, tanto en radio como en TV, destaco tu espíritu democrático, el cual le permite dar paso al debate de las ideas; por ello le escribo esta, y a propósito del debate candente del momento.
Primero que nada, quiero contarle cuanto dolor implico para mi especialmente y para toda mi familia, entre ellos mi madre, la perdida de dos de mis entrañables hermanos, Wilfredo y rebeca, asesinados y desaparecidos por las Fuerzas Armadas los años 1989 y 1993. Desde entonces aprendimos a convertir el dolor en fuerza y ellos se tornaron un honroso recuerdo para toda la familia.
Y, aunque nunca hemos encontrado sus cuerpos, hallamos en la mesa familiar, cada cumpleaños, el sitio en que les rendimos nuestro más sentido homenaje como revolucionarios que se entregaron sus vidas para construir un mundo mejor. Mis padres pasan los 80 años y sólo esperan encontrarse con ellos pronto.
Esta vivencia es la que me permite exigir el derecho que considero me asiste: el derecho a dar mi versión de lo acontecido entre los años 80 y comienzos de los 90; y pienso que mi versión no le hará daño a nadie sino más bien servirá para que el pueblo, los jóvenes, las jóvenes, seleccione entre varias versiones hasta opuestas, la opción que mejor concuerde con los valores que construyen. ¿Por qué entonces ocultar la versión de una parte protagónica, máxima si se trata de quienes fuimos derrotados? Como usted entenderá, estimado señor Alvarez Rodrich estoy hablando de la libertad de opinión.
Cuando escolar, me enseñaron que la historia de la Iglesia Católica es una de las más ricas lecciones positivas y negativas por su milenaria experiencia, ahí también, en mi colegio de Fe y Alegría, me enseñaron que uno de los capítulos más negros  fue el referente a las Cruzadas, por las bárbaras guerras de 300 años. Sin embargo, las explicaban como la necesidad histórica del momento que tenían que defender a Cristo contra los ataques de los moros. Así, aprendí por que Jerusalén fue incendiada. También de escolar, Historia me enseñaron el negro capitulo de la extirpación de idolatrías y el nefasto papel de la inquisición, que además perseguía a los judíos y el nefasto papel de la Inquisición, que además perseguía a los judíos, y a unos otros les exigían la conversión obligada, el arrepentimiento o la muerte.
En los pocos años que concurrí a la universidad, estudie como al pueblo hebreo le obligaban a portar   un distintivo en el pecho para que la sociedad los repudie… Usted se preguntara para que digo todo esto, e s que los hechos del momento son muy similares a esas lecciones negativas y, como mucho se invoca la memoria, yo también me puse a hacer memoria.
Como es por todos conocido, hay fecha de comienzo y de término de la guerra que enfrento a dos partes de peruanos; un buen estadista, un espíritu democrático, o un buen cristiano, entenderían que después de la lucha viene del entendimiento, como la forma mas saludable de superar momentos dramáticos vividos por causas sociales, económicas y  políticas, ¿Por qué no entender que hay un cambio real y por qué no dar la oportunidad para que, en cumplimiento de las leyes, se pruebe en los hechos el ajustarse al nuevo periodo de paz, democracia y desarrollo? Creo que esto se lograría con una Amnistía General contemplada en la Constitución vigente y en las cartas internacionales suscrita por el Perú, por eso yo estoy de acuerdo en que se le permita al MOVADEF inscribirse, si ha cumplido todos los requisitos de ley, y que en todo caso la contienda de posiciones se libre en la urnas eso si seria lo democrático.
Sabiendo que seré oída por usted, la quedo muy agradecida,
Un abrazo, hasta la próxima,

Silvia Gonzales



-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Chorrillos, 12 de enero del 2012

Don Chema Salcedo.

Reciba un sincero y cordial saludo, de quien siempre lo escucha y al hacerlo, recuerdo a mi padre, colega suyo que fuera asesinado en Uchuraccay, y de quien usted cuenta una anécdota en su libro, lo leí agradecida hace mucho años.
Soy Maritza Infante Yupanqui, hija del periodista ayacuchano Octavio Infante García, asesinado en Uchuraccay en 1983 junto a sus colegas y a su hermano, el guía Juan Argumedo García, mi tío. Y soy una prisionera política, detenida por causales de la guerra interna vivida entre 1980 e inicios de los 90.
El motivo de la presente Don Chema, tiene la finalidad de compartir una reflexión con usted, pues es un periodista con espíritu democrático  y mente amplia. Nuevamente se reabren las heridas y de hecho, esto revive en mi familia y en mí, momentos muy dolorosos, como fueron la pérdida de mi padre y tío, que quedaron en silencio. Mi familia ya no espera un juicio, pues justicia que tarda ya no lo es. Nosotros lo que queremos es cerrar esas heridas y pasar a otro capítula de nuestra historia sin más odios ni venganzas; pero lamentablemente se levantan posiciones antidemocráticas que buscan que no se cierre esta etapa y lo peor es que hay colegas suyos y de mi padre que fomentan rencores, odios y resentimientos ¿hasta cuándo? Por ejemplo, recientemente se ha visto que están presionando para que no se inscriba un movimiento político (el MOVADEF) que busca la Amnistía General y que no quiere lucha armada sino participar en la política del país ajustado a la Constitución; y esto me parece muy importante Don Chema, rechazan la acción armada del VRAE, yo los he escuchado en otras radios cuando entrevistan a sus representantes y son claros en explicarlo ¿Por qué cerrarse a esa posibilidad? Porque, Don Chema, ahora se persiguen esas ideas, pese a que ni la Constitución lo hace ¿mañana qué otras ideas más se perseguirán? No podemos permitir que ese espíritu antidemocrático reine en nuestra sociedad, más aún si queremos su desarrollo, queremos mirar hacia adelante; como lo quiero también yo y estoy segura que usted, y la única manera es resolviendo políticamente los problemas que aún quedan derivados de la guerra, los casos de los desaparecidos, los juicios pendientes, los desplazados, los prisioneros políticos, entre otros. Así mismo, la situación en que vive nuestro pueblo, sus derechos fundamentales y políticos; y pienso como otros (incluido el ex Ministro Rudecindo  Vega) que todo esto se resolvería a través de una Amnistía General y así dar por concluida una etapa y empezar otra. La historia de la humanidad así lo demuestra, ésta es la forma más elevada de solucionar los problemas una vez terminados los procesos armados si no me equivoco.
Espero de todo corazón Don Chema, que el recuerdo de mi padre lo ilumine para que su corazón amplio y tolerante también, al igual que mi familia y yo, el desarrollo de nuestra sociedad, su democratización, cerrando esta página y pasando a una nueva de la vida nacional. Y muy agradecida por prestarme atención, me despido respetuosamente de usted con los sinceros deseos de una buena salud para su familia y para usted mismo.
Hasta pronto,

Maritza Infante




¡AMNISTÍA GENERAL PARA CIVILES,POLICÍAS Y MILITARES 
DE LA GUERRA INTERNA!

¡POR NUESTRO DERECHO A LA PARTICIPACIÓN POLÍTICA!

¡ABAJO LA DISCRIMINACIÓN Y PERSECUCIÓN POR IDEAS!

¡SOLUCIÓN POLÍTICA, AMNISTÍA GENERAL Y RECONCILIACIÓN NACIONAL!



También te puede interesar

2 comentarios