COMPARTIMOS LA CARTA ENVIADA DE LAS INTERNAS DEL CENTRO PENITENCIARIO DE MUJERES ANEXO DE CHORRILLOS



(ver transcripción de la carta)

A LA OPINIÓN PÚBLICA


Somos internas del Centro Penitenciario de Mujeres Anexo de Chorrillos, antiguamente conocido como “Máxima”, procesadas o condenadas a penas altas en su mayoría y por diversos delitos.

Queremos dar a conocer:

I. Que el problema principal que enfrentamos es el hacinamiento, del cual no somos responsables las internas ni tampoco de su solución o manejo; el mismo responde a la política represiva y a la desocupación.

Esto comenzó hace dos años pero se ha agravado en los últimos 6 meses, cuando de la indiferencia de las autoridades superiores se paso a una gestión que ha consentido el ingreso creciente e indiferenciado de nuevas internas aun sabiendo que no hay celdas vacías ni libertades o muy pocas por la negación de beneficios y la extensión de las largas penas (que impusieron ayer a las de terrorismo y ahora a casi todos los delitos).

Habiendo en la población todavía 52 casos de terrorismo, mas otros delitos cuyas condenas son hasta de cadena perpetua, habiendo buen número de gestantes, de niños menores de tres años, de personas con enfermedades siquiátricas y mujeres de la tercera edad, hoy sobrepasamos la capacidad real de este penal.

Son exactamente 260 camas, y aunque no todas pueden habitarse objetivamente, somos ya 320 internas más 20 niños, es decir 340 personas, con perspectiva de 70 a 100 ingresos nuevos y a lo más 20 libertades este año. Actualmente en el pabellón “C” todas vivimos de a tres en las celdas que miden 2x3m. y cada una posee dos camas con un hueco por baño y caño sin ducha; en los pabellones “C” y “B” ya se esta usando para vivienda de internas los únicos espacios comunes que servían de ambiente de trabajo, estudio, comedor o sala de TV.

Lo que significa confinarnos amontonadas en las minúsculas celdas como si fuéramos animales enjaulados, que a lo sumo pueden tomar sol en un patio pequeño las más de 100 internas de cada pabellón. Así también, sólo un puñado –ni 40- podría beneficiarse saliendo a los talleres de trabajo que hay y que sueñan desarrollar con “capacitación” pagada por los internos, para ser vicios de mercado y como fuente económica del INPE principalmente.

Si el hacinamiento es un castigo agregado a la pena impuesta, el quitar ambientes comunes de trabajo, estudio y comedor es inconstitucional. Todo lo que convierte a este centro penitenciario en una condición explosiva.

II. Nos extraña que, conociendo mejor que nosotras esta situación, no se haya considerado la ampliación del penal o los pabellones para contar con más celdas, y si no fuera por el voluntariado católico no existirían ni el auditorio ni los pequeños y poquísimos talleres de trabajo que hay.

En cambio, es público que se ha dispuesto 600 mil soles para ampliar un penal de castigo en la Base Naval del Callao en aras de atender un único caso ¿Es que las 320 prisioneras mujeres mas sus hijos no valemos nada ni importamos a nadie? y ¿qué esperan? ¿que haya una o más muertas?

III. Debe encontrarse reales soluciones para evitar que estalle cualquier incidente, el personal no puede estar atizando enfrentamientos entre internas, la administración no debe disponer medidas que constituyen más bien provocación y quienes mandan al más alto nivel deben sopesar bien los pasos a dar para dar real solución al hacinamiento y recorte de derechos a las internas.

Por lo que antes de tomar y ejecutar una decisión se considere también las peticiones de las internas:

1. Ante todo diálogo, no imposición de decisiones al margen o por la fuerza.

2. No al hacinamiento ni a los traslados por castigo; no a la ocupación de los ambientes comunes de cada pabellón.

3. Respeto a los derechos de todas las internas; a condiciones dignas de personas que somos, al trabajo, al estudio, a la condición de mujeres que somos, a las madres, a sus bebés, a las de la tercera edad.

4. Considerar este penal dentro de la reorganización general del INPE, que se disponga de presupuesto para ampliación de celdas y se conforme una Comisión Permanente de alto nivel que también trate con las internas.

IV. Si bien partimos por rechazar el hacinamiento, hemos hecho propuestas concretas de solución inmediata que las autoridades no han aceptado, pues priorizan cualquier consideración antes que el derecho a las más básicas condiciones de vida para las internas. Y como solución mediata: que el INPE amplíe los pabellones o construya un 4to. Pabellón similar, en 3 meses.

Más, como solución real sí creemos que ésta demanda tiempo y condiciones, pero pensamos que debe pasar por la despenalización, la restitución de beneficios penitenciarios empezando por quienes pasan de 15 años efectivos de cárcel y sean mujeres.

V. Invocamos a las altas autoridades correspondientes para que den solución al hacinamiento, de no hacerlo serán responsables de cuánto pueda suceder.

Chorrillos, 8 de abril de 2012
Delegadas de los pabellones A, B y C
Ida Mendoza Mateo                   Aydé Chumpitaz Luyo
Pabellón “B”                                       Pabellón "B”

Sara Mishell Paima Flores           Liz Ochoa Fernández
Pabellón “A “                                    Pabellón “C”

Lidia Vásquez Zeballos
Pabellón “A”

También te puede interesar

0 comentarios