¡EL VOTO EN BLANCO ES RECHAZO A LA EXPLOTACIÓN CAPITALISTA NEOLIBERAL!


¡EL VOTO EN BLANCO ES RECHAZO A LA EXPLOTACIÓN CAPITALISTA NEOLIBERAL! 

¡RECHAZAMOS LAS MENTIRAS CONTRA EL VOTO EN BLANCO!  

Mucho ruido se viene haciendo en los diversos medios de comunicación, redes incluidas, sobre que los votos blancos ayudan a ganar al fujimorismo en estas elecciones. Esto no es cierto.

En primer lugar el fujimorismo ya “ganó” las elecciones; en el parlamento es la primera mayoría con un abrumador número de 72 congresistas sobre 120 y fue la candidata presidencial que llegó al primer lugar. El que quedó segundo fue PPK y son los dos contendores para la segunda vuelta. Entonces, lo que se va a definir en la segunda vuelta es quién encabezará el Ejecutivo, la Presidencia de la Republica; pero cualquiera de los dos que ganare tendría un congreso fujimorista en mayoría. Para ganar la segunda vuelta Keiko necesita muy poco y se le presentaría la posibilidad de contar con un Ejecutivo y un Parlamento bajo su total control; si perdiera la presidencia seguiría en sus manos el parlamento.

Para que PPK gane necesita mucho más votos que Keiko y de ganar tendría que aliarse con el fujimorismo y es lo más probable porque ambos son fieles representantes del capitalismo “salvaje”, del capitalismo “del shock”, del neoliberalismo privatizador y globalizado que aplican los grandes empresarios sometidos a las transnacionales  imperialistas de la oligarquía financiera que preconizan la inversión privada como principal, el mercado como regulador por excelencia y la acumulación de la mayor plusvalía posible, es decir redoblada explotación y agravada represión, con creciente esquilmación de los recursos naturales.

¿Qué los diferencia? Que uno representa a un sector empresarial y el otro a otro, uno a la gran minería, el otro a las grandes financieras, etc., es decir, cada uno representa una facción diferente de la misma gran burguesía pro imperialista, con intereses particulares dentro de sus intereses generales como clase.

Por otro lado o en segundo lugar, se viene diciendo que mientras Keiko es autoritaria y mano dura, PPK es democrático. Pero esto también es falso pues la esencia política del neoliberalismo es la negación de los derechos del proletariado y del pueblo así como la restricción de los derechos  y libertades democráticas, la reducción de la propia democracia burguesa a su mínima expresión, no por gusto dicen que esa forma de capitalismo genera crisis económica y peor aún crisis política: debilita la propia democracia burguesa. Entre los últimos planteamientos al respecto está la profunda desigualdad entre los poseedores de la riqueza, el 1% y los desposeídos, el 99%, hecho que cuestiona su sistema demoburgués en general.

De modo que uno y otro en tanto neoliberales van a mantener la restricción de derechos y libertades, la precarización del empleo, la subocupación, la flexibilización, la depreciación del salario, la extensión de la jornada laboral a 12-14 horas diarias. Evidentemente ni uno ni otro cambiará la constitución y ni pensar en que quiten el capítulo económico que es el que introduce la privatización neoliberal, cuestión que muy pocos como nuestra organización y el FUDEPP sí lo proponen, también Democracia Directa o Gregorio Santos pero no el Frente Amplio que reduce a que no hay condiciones o a reformas específicas.

Lo que pasa es que el fujimorismo tiene una trayectoria de dictadura abierta con centralización presidencialista, sin ninguna independencia de poderes, más bien bajo control del Ejecutivo, de presidencialismo; aparte de haber continuado con la política genocida en la guerra contrasubversiva, o violatoria de DDHH como dicen algunos y que incluso usó la legislación antisubversiva como arma de guerra, para combatir a los subversivos. Y llegó al golpe de Estado del 5 de abril. Pero también al peor shock de América Latina para imponer el neoliberalismo. Y aunque hoy no haya condiciones para golpe, su autoritarismo, clientelismo y populismo seguirán.

El otro es él mismo un financista, es el que las instituciones principalmente norteamericanas financieras y grandes empresas transnacionales quieren y necesitan para que sus intereses se vean garantizados.

Al fin y al cabo las diferencias entre los dos favoritos son muy pocos, y sería un gravísimo error atar a las masas a la cola de uno o de otro, eso lo desviaría de su propio camino y su desarrollo tomaría más  tiempo.

No obstante hay quienes abiertamente hacen propaganda periodística pro PPK desde el campo popular, entre los que se dicen de izquierda y que ayer propagandizaron profusamente al Frente Amplio. También es lamentable que la propia cabeza y cúpula de ese Frente Amplio sostenga una posición tan ambigua como la que difunden: no con uno porque es el peor y de ahí su anti-keiko pero tampoco con el otro, sin definir si su voto será o blanco o viciado o no votarán. Con lo que se prestan a votar por PPK que haga a o b, eso de “imponer condiciones” (¿para respaldarlo?) es como pedirle al demonio que cante un salmo. En el fondo de estos criterios está la confianza en que las cosas cambien con un nuevo presidente ¡neoliberal, pero no dictador! y desconfianza a la vez en que el pueblo con su propia lucha y organización arranque sus derechos conculcados cualquiera sea el presidente. Esto es no ver que el rechazo expresado en la votación es un rechazo a todo ese neoliberalismo que ya tiene 25 años de explotación y expoliación; eso es no confiar en que el camino del pueblo ha entrado a  desarrollarse, por lo que existen mejores condiciones para movilizar, politizar y organizar a nuestro pueblo para que impulsen su propio camino con dirección correcta hacia el socialismo. Eso es también electorerismo. No es cierto que Keiko sea ultraderecha y el otro derecha, no, PPK es también ultraderecha neoliberal, los dos fueron puestos como favoritos por la gran burguesía pro imperialista.

En tercer lugar, mucho ruido se está haciendo sobre que los votos blancos van a ayudar a ganar al fujimorismo, veamos ¿Qué dice la constitución política vigente? En su artículo 176 dice: “El sistema electoral tiene por finalidad asegurar que los votantes traduzcan la expresión auténtica, libre y espontánea de los ciudadanos; y que los escrutinios sean reflejo exacto y oportuno de la voluntad del elector expresada en las urnas por votación directa…” (El subrayado es nuestro). Por lo tanto, si un ciudadano concurre a votar y expresa su voluntad de votar por ninguno de los candidatos, por nadie, su voto en blanco es válido y no solamente es emitido; y el escrutinio debe reflejar exactamente la voluntad del elector por tanto el voto en blanco debe ser considerado como válido y entrar en el conteo general.

Sin embargo, en la Ley Orgánica de Elecciones, la Ley N°26859, del año 1997, en su artículo 287 desconoce, quita la validez del voto en blanco como expresión de la voluntad del elector al decidir que “El número de votos válidos se obtiene luego de deducir del total de votos emitidos los votos blancos y nulos” y en su artículo 314 sacan del escrutinio general a los votos blancos y nulos al decir: “para el computo de sufragio no se toman en cuenta los votos nulos ni los votos en blanco” ¿Por qué no van a ser válidos? Valen tanto como los votos con nombres, pues son una forma de expresar la voluntad de una parte de los electores. Les niegan su condición  de votos válidos y los excluyen del conteo general, así reducen la cantidad de votos para ganar la presidencia y esto lo hicieron los fujimoristas para facilitar la reelección de Alberto Fujimori en el año 2000, es decir, desde 1997 en que dieron esta ley fueron preparando las condiciones para que su candidato gane, esto es, por el interés político del momento negaron lo que la propia Constitución contempla.

¿Qué quedó? Que se “gana” con poca cantidad de votos, pero para que haya pocos tienen que excluir los votos blancos y nulos del conteo. Por eso es que Keiko Fujimori “ganó” con 27% de votos mientras  que los votos blancos, nulos y el ausentismo sumaron 35% o sea la mayoría, los que ganaron de veras, como se dice.

Más aún, si a este engendro fujimorista hecho para que ganara Alberto Fujimori el 2000 y que ha hecho ganar a keiko Fujimori el 2016, primera vuelta, se le agregara el otro engendro de la cifra repartidora, se encuentra la maniobra por la cual con solo 27% ha tenido una mayoría congresal de 72 parlamentarios o congresistas; en cambio Goyo habiendo obtenido 37% en Cajamarca no tiene ningún congresista, claro que aquí se agrega lo de la famosa valla electoral que también está en cuestión.

Por esas tres razones, consideramos que es justo y correcto el voto en blanco en la segunda vuelta pues el rechazo expresado en la primera vuelta y que no se quiere ver, da condiciones para que el pueblo desarrolle su propio camino y reconquiste sus derechos conculcados, da mejores condiciones para enfrentar la represión que se viene; pues, tendrán que contener ese rechazo o atando al pueblo a la cola de uno de esos dos candidatos desviándolo de su camino y retrasando su desarrollo (desorganizando y despolitizando al pueblo, o con más y más grandes programas sociales tal cual manda el FMI) o con represión negarles más derechos, mantener las leyes lesivas, etc.

En conclusión, el voto en blanco es un voto de rechazo al neoliberalismo, forma de explotación capitalista que quieren mantener con “reformas de segunda generación” la que ha enriquecido a unos pocos y empobrecido a las mayorías populares, con redoblada explotación y agravada represión, por lo que votar por uno de los dos candidatos actuales es atar al pueblo a la cola del neoliberalismo retrasando el desarrollo de su camino propio. Votar en blanco es servir a desarrollar el camino del pueblo hacia el futuro socialismo.

Ahora, si el voto blanco más el voto nulo fuesen altos en esta ocasión el “ganador” lo sería con menos cantidad de votos y cuanto menos votos tenga el ganancioso, sería más ilegitima su “elección”, su ganancia, es decir, se deslegitima más, y esto por ellos mismos, pues, son ellos quienes han hecho los engendro “legales”. Denunciar estas maniobras y rechazar el que se vaya a decir “ya ven por el voto en blanco hicieron ganar a Keiko Fujimori”, son ellos los que quieren atar al pueblo al PPKausismo porque no creen en las masas hacedoras de su propia historia, son ellos los que no quieren que haya rechazo al neoliberalismo, son ellos los que buscan legitimar su alicaída democracia burguesa, la verdadera democracia es la que logra que el propio pueblo decida su destino.


¡CONTRA LA FARSA ELECTORAL, VOTO EN BLANCO!
¡CONTRA LA EXPLOTACIÓN CAPITALISTA NEOLIBERAL, VOTO EN BLANCO!
¡RECHAZAMOS LAS MENTIRAS CONTRA EL VOTO EN BLANCO! ¡VOTO EN BLANCO ES VOTO DE RECHAZO!
¡DESARROLLAR EL CAMINO DEL PUEBLO HACIA EL SOCIALISMO!



13 de mayo del 2016                                                                                         MOVADEF  

También te puede interesar

1 comentarios